Mesa tocinera

Mesa tocinera

¿Por qué comprar una imitación cuando el original es mas bonito y mas barato?

Tiendas y revistas de decoración están repletas de muebles que, con un toque decapado, tratan de otorgar a materiales que ni siquiera son madera el aspecto de muebles antiguos recuperados y modernizados. Entonces, ¿por qué comprar imitación cuando es más bonito y más barato disfrutar de lo autentico?

Mira esta mesa tocinera que, con más de 100 años, puede adaptarse a cualquier rincón, ya sea de una casa de campo o de ciudad, o bien como decoración de tu negocio.

Las mesas tocineras reciben su nombre porque se utilizaban de mesa auxiliar en las matanzas y tradicionalmente ocupaban un lugar en la cocina. Habitualmente son de pino, una madera corriente pero de gran resistencia. Son mesas humildes con historia de tareas realizadas y de comidas preparadas que han dejado su huella. Las marcas de cuchillo, las ralladuras y la superficie irregular, tantas veces lavada, es una de las características que hacen de este mueble una pieza entrañable.

El cajón central, que en otros tiempos sirvió para guardar cubiertos, utilería de cocina o el pan, ahora puede cobijar todo tipo de pertenecias tal como manteles, libros, fotografías o toallas. Esta mesa es un ejemplo de elemento de gran versatilidad en la decoración ecléctica actual.

La mesa llegó a nosotros en un estado si no lamentable si de extrema necesidad. Fueron necesarias bastantes horas para darle el aspecto renovado que podéis ver ahora. En la historia de su restauración podéis ver como, tras el proceso de ensamblado, encolado, cepillado y barnizado, la mesa parece como nueva pero conservando la pátina de su uso a lo largo del tiempo.

Aquí la tenéis disponible para vuestra cocina, estudio, salón o baño.
¿A que esperas a que sea tuya?